Un centenar de vecinos y vecinas de Lorquí recrean las últimas horas de Cristo

Lorquí se transforma en Jerusalén durante unas horas y numerosos rincones del municipio sirven de escenario a los pasajes bíblicos de la Pasión.

Pasión Viviente

Foto de Ginesa Meseguer

El municipio de Lorquí, con motivo de la celebración de la Semana Santa, acoge este Domingo de Ramos la V representación de la Pasión Viviente de Cristo. Se trata de la escenificación por todo el pueblo de las últimas horas de vida de Jesucristo con un despliegue de casi un centenar de actores, vecinos y vecinas del Lorquí, que dan vida a los personajes bíblicos.

Coordinado por la Asociación Cultural ‘Amigos de la Pasión Viviente’ y con el apoyo del Ayuntamiento de Lorquí y el Cabildo de Cofradías, durante algo más de dos horas, todo el pueblo se transforma  en la Jerusalén bíblica, donde los espacios públicos y privados se convierten en los lugares históricos que acogieron a Cristo antes de su muerte.

Foto de María José Montejano

Foto de María José Montejano

Al caer la tarde comienza la primera escena en el Centro Cultural, la Última Cena, a la que siguen La Oración en el Huerto y El Prendimiento, los juicios de Caifás, Herodes y Pilatos, llegando la obra a su punto más álgido en la cumbre del histórico Cabezo de la Ermita con la Crucifixión, Muerte y Resurrección.

Son muchos los vecinos que colaboran en la representación sacra y muchos los visitantes  que en los últimos años se acercan al pueblo de Lorquí y viven una experiencia única de hondo sentimiento religioso, cultural y artístico.