La Semana Santa de Lorquí: Salzillesca y Centenaria

Por su importante valor artístico, cultural e histórico, la Semana Santa de Lorquí trasciende la importancia religiosa y espiritual que este acontecimiento tiene. En los últimos años, ha sabido posicionarse dentro del panorama regional gracias a la perfecta combinación entre tradición, arte, cultura, gastronomía y turismo que se da en la localidad coincidiendo con estas fechas. A lo largo de poco más de una semana, se dan cita acontecimientos únicos en la Región de Murcia, algunos de ellos con siglos de historia, como el ‘Santo Desenclavamiento’ o el procesionar de las tallas del maestro escultor Francisco Salzillo. Otros, han recuperado tradiciones históricas, como la bendición, a los cuatro puntos cardinales, de Nuestro Padre Jesús Nazareno en la Plaza de la Libertad que tiene lugar tras la procesión de Jueves Santo.

En una Semana Santa marcada por la pandemia y la ausencia de actos procesionales, Lorquí pone en valor su legado a través de otras propuestas que trasgreden el ámbito más local y regional para exponer algunos de sus principales exponentes. Así, actualmente se puede visitar en el Museo Salzillo de Murcia una exposición con algunas de las instantáneas que el fotógrafo murciano, Joaquín Zamora, realizó al grupo escultórico declarado Bien de Interés Cultural formado por La Dolorosa, Nuestro Padre Jesús Nazareno y San José y el Niño del maestro Salzillo, capturando perspectivas hasta ahora nunca vistas. “Más de 20 horas de fotografía, tomadas en verano de 2019, en las que estas geniales esculturas desvelaron detalles y secretos aún desconocidos, incluso para los que los conocen muy de cerca”, tal y como destacó el comisario de la misma, Emilio Marco Gomariz.

El Ayuntamiento de Lorquí, a través de la Concejalía de Cultura, ha promovido esta iniciativa, que se recoge en un catálogo, aún por presentar oficialmente, con el objetivo de contar con un muestrario que se convierta en “una pieza de coleccionista” de la obra de Salzillo en Lorquí y que sirva para seguir promocionando y reivindicando el patrimonio artístico y religioso del municipio. “En los últimos años hemos conseguido vincular el nombre de Salzillo a Lorquí en la Región de Murcia y ahora queremos que esa relación se conozca también a nivel nacional”, tal y como apuntó el alcalde, Joaquín Hernández, durante la inauguración. Así, adelantó que ésta es una de las diversas acciones y proyectos que se emprenderán entre 2021 y 2022 para la promoción cultural y turística del municipio en lo que ha denominado ‘El año de Salzillo’.

“Lorquí fue declarada, en su momento, Ciudad de Salzillo y desde el Ayuntamiento se ha trabajado en los últimos años por promocionar y poner en valor este patrimonio artístico, cultural y religioso con la visita de ‘las piezas’ a Madrid en la Feria Internacional de Turismo, entre otras iniciativas, y así lo seguiremos haciendo”, asegura Hernández.

Además, la Semana Santa de Lorquí es mucho más que Salzillo. Una Semana Santa varias veces centenaria con tradiciones únicas como el Desenclavamiento de un Cristo articulado que desciende de la cruz en Viernes Santo, ante la atenta y devota mirada de centenares de vecinos, para dar comienzo a la procesión del Santo Entierro. Un día antes, en la velada del Jueves Santo, en la que salen a la calle dos de las tres obras de Salzillo que el municipio atesora, tras la Procesión del Calvario, tiene lugar la bendición del Nazareno de Salzillo, que cuenta con un brazo articulado para permitir el movimiento, tradición del Barroco que se rescató hace unos años recuperando el mecanismo de la talla que permite poner en valor una particularidad importante de esta pieza, única en la Región de Murcia. Bendición que realiza ante la atenta y solemne mirada de su madre, La Dolorosa de Salzillo que también procesiona el viernes de Soledad. Además, de una multitudinaria y alegre Procesión del Resucitado bajo una lluvia de flores y caramelos. A todos estos actos, da cobijo la Banda Municipal de la Asociación Amigos de la Música.

Estas citas se pueden aderezar disfrutando de la gastronomía más típica de estas fechas que elaboran los restaurantes y cafeterías del municipio, como el guiso de trigo, los buñuelos de bacalao o el tradicional zarangollo; o las alternativas más dulces, como las torrijas o las costillas de hojaldre.

Además, el pueblo entero se engalana en balcones y terrazas, y con el popular concurso de escaparates, en el que los comercios locales representan su particular visión de la Semana Santa ilorcitana.

Lorquí bien merece una visita en Semana Santa para descubrir su riqueza patrimonial y cultual, pero sobre todo para sentir en cada rostro y en cada rincón el fervor y la pasión nazarena.